Además de realzar los sabores, la sal se encarga de dar el sabor salado a determinados alimentos. Este sabor es identificado por receptores especiales que están presentes en la lengua. Al mezclarse con los demás ingredientes se disfraza el sabor salado, pero se logra potencializar el resto de los sabores. El consumo excesivo de la sal produce, entre otros, las siguientes consecuencias:

  • Hipertensión
  • Infartos
  • Enfermedades cardíacas
  • Osteoporosis

Como alternativa desarrollamos la OPTISAL®, una fórmula cuyo objetivo es el de disminuir el contenido de sodio en alimentos, sin perder sabor.

Usos y Aplicaciones
  • Panificados
  • Lácteos
  • Cárnicos
  • Salsas, caldos, condimentos
  • Alimento para animales
Beneficios
  • Sustitución de sal 1:1, reduce en 50% el contenido de sodio en el producto.
  • Mantiene el perfil de sabor de la sal tradicional.
  • Sin resabio metálico
  • Manejo sencillo.
  • Amplia aplicación en productos alimenticios.

Contacto directo